HISTORIA / MONASTERIO DE TENTUDÍA

tentudia vista 1.jpg
Monasterio_de_Tentudía.jpg

Visto desde el exterior, el aspecto que actualmente ofrece el conjunto monumental es sobrio y sencillo por su lado de poniente, en claro contraste con el de parte saliente, que se presenta como una fortaleza con su remate almenado y su figura esbelta.

Construido en la agreste sierra, el monasterio tiene su origen en una ermita erigida a mediados del siglo XIII por el Maestre de la Orden de Santiago, Pelay Pérez Correa, para conmemorar la victoria que allí obtuvo contra los almohades.

La leyenda nos dice que aquella batalla tuvo lugar en la festividad de la Virgen, y debido a que se acercaba la noche, Pérez Correa, ante la necesidad de contar con más tiempo para lograr la victoria, se encomendó a ella exclamando: Santa María detén tu día.

La Virgen accedió a la petición del Maestre de la Orden de Santiago, y alargó aquella jornada varias horas. La frase del caballero santiaguista sirvió para dar nombre a la sierra donde acaecieron aquellos acontecimientos y, posteriormente, al monasterio que los recuerda.

El edificio, que quedó instaurado como convento por bula de León X en 1514, está levantado principalmente en ladrillo y mampostería. Lo que hoy podemos admirar es el fruto de diferentes etapas constructivas que se suceden entre los siglos XIV y XVI.

Destacan en él su iglesia, su capilla mayor, las capillas cuadradas funerarias que la flanquean (llamadas de los Maestres y de Santiago), los tres originales retablos de cerámica que las decoran, y un pequeño claustro de dos pisos.